La acción se sitúa en fechas previas al histórico 23 de febrero. Todavía, cuarenta años después, cabe recordar hechos, avatares y anécdotas de aquellos tiempos que no han pasado a los libros de historia. Ni falta que hace, porque no la van a modificar, aunque pueden hacerla más divertida.

Para leerlo y descargarlo pincha en la imagen.

Este relato en algún momento quiso ser un cuento, pero también una crónica o puro entretenimiento. ¿Realidad o ficción? Seguro, seguro: recreación. Allá cada lector.

Artículo anterior¿Dónde estaba usted el 23F?
Artículo siguienteBarbarie: de dónde y adónde