Llamadas de atención, mientras se escruta

Es tanta la repercusión que las elecciones en Catalunya tienen en toda España que habría que considerar la posibilidad de que todos los españoles votáramos en los comicios catalanes. ¿? Quizás no sea eso lo más adecuado.

Nos limitaremos, pues, a ser espectadores y a sufrir las consecuencias.

Me llama la atención que todos los análisis que leo y escucho durante la jornada electoral se hagan en función de las expectativas e intereses de cada partido o de las reacciones que provocarán. No he encontrado ni uno solo que trate sobre los efectos en la sociedad catalana y española. La política, ¿fin o medio?

Me llaman la atención las declaraciones de una familia de tradición independentista, radicada en Arenys de Mar: “Cataluña es un país que tiene su propia lengua, su cultura, es rica y económicamente sostenible”. Pero: “No nos dejarán marchar, no soltarán a la gallina de los huevos de oro que es Catalunya”. Si esa es la razón de los no independentistas, ¿lo será también de los independentistas?

Me llaman la atención las declaraciones de una familia de Viladecavalls, originaria de Andalucía: “El nacionalismo es sentimiento y yo no tengo nada, porque soy apátrida”. En estos tiempos gente de esta calaña hace mucha falta.

Me llama la atención que los grupos independentistas para justificar su confabulación contra el PSC hablen de “los del 155”. ¿Quiénes son “los del 155”, los que lo decidieron o los que lo provocaron? Si todos fuéramos “del 155”, cambiarían las cosas.

Me llama la atención que, apenas iniciado el escrutinio, antes que cualquier éxito, se constate un fracaso colectivo: la irrupción estrepitosa de VOX. ¿Quiénes son los  responsables: quienes han sido incapaces de atraer a esos votantes o quienes los empujaron mediante el hastío y la decepción alentados desde las instituciones? La radicalización, al cubo.

Me llama la atención que el recuento de las papeletas coincida con el Barça ganando la Copa ¡del Rey! al ¡Real Madrid!, lo que demuestra que el equipo del régimen no ejerce de tirano y que el equipo de las barretinas y los lazos amarillos no le hace ascos a la Corona. ¿Por algo se empieza o se empieza al revés?

>
Artículo anteriorCárcel en pareja. ¡Qué menos!
Artículo siguienteLecciones de un maestro