Hubo un tiempo en el que las cosas que se hacían en Cataluña tenían un plus: de calidad, de modernidad, de seny. Hoy no ocurre así. ¿Era un espejismo? ¿Qué ha ocurrido, si no? ¿Cuánto hay de verdad o de prejuicio?

¿Qué día se jodió la marca Cataluña para tantos catalanófilos?

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.